Vino de Jumilla: Tradición y fiestas

VINO DE JUMILLA

En Jumilla, junto a la Semana Santa que se vive con un fervor inusitado- existe otra gran semana en la que todo el pueblo se deleita en sus hermosas tradiciones: la semana de la Fiesta del Vino o Fiesta de la Vendimia de Jumilla. La Fiesta del Vino de Jumilla forma parte de los actos más relevantes de la Feria y Fiestas Patronales en Honor de Nuestra Señora de la Asunción, que se celebran en el mes de agosto, en torno al día 15.

La Fiesta de la Vendimia

Declarada de Interés Turístico Regional, se creó en 1972, tras varias reuniones entre bodegueros, Comisión de Fiestas, cooperativas y Ayuntamiento. Al principio eran 2 días, aunque con el paso de los años se fueron ampliando debido al gran número de actos que se realizan, hasta llegar actualmente a los 10 días de duración. Todos los actos organizados giran en torno al vino y su cultura, mostrando todas sus labores: la vendimia, la pisa, la elaboración y la degustación, organizando numerosas actividades dirigidas al público de todas las edades y en las que la diversión está asegurada.

En este año 2019 se celebrará la 48 Fiesta de la Vendimia de Jumilla, que transcurrirá del 9 al 18 de agosto, y durante esos 10 días habrá una gran variedad de actividades, actos y concursos a los que poder asistir y vivir así, en toda su esencia, lo que significa la Fiesta del Vino para los jumillanos.

Dentro de esta vorágine de actividades, vamos a referimos a las más relevantes. A cualquiera que desee participar en las Fiestas del Vino de Jumilla y no dejarse nada en el tintero, le aconsejamos consultar la revista que hace la Federación de Peñas, donde vienen bien explicadas y detalladas todas y cada una de las actividades y eventos organizados.

La Fiesta del Vino de Jumilla

Comienza con la Gran Fiesta de la Exaltación del Vino, acto en el que Bodegas Bleda lleva participando desde su primera edición, y que despierta cada vez más interés tanto entre nuestros vecinos como entre numerosos forasteros y profesionales, que aprovechan la ocasión para conocer de primera mano los vinos de Jumilla y las principales bodegas que los elaboran. En la Exaltación del Vino, se preparan y calientan los motores para los 10 días venideros.

Al siguiente día, primero de la Fiesta del Vino de Jumilla, se inaugura la Fuente del Vino en el bellísimo jardín decimonónico del Rey Don Pedro, en pleno centro de Jumilla. Allí, donde las aguas de la fuente se tornan ese día y los siguientes en un intenso púrpura, se celebra la Feria de los Vinos DO Jumilla, con stands de las diversas bodegas de Jumilla, y entre ellas, de Bodegas Bleda, que dan a probar sus vinos. Este año probablemente la feria se celebre el sábado 10 de agosto. El horario siempre es el mismo, comienza a las 12 h y termina a las 15 h. La asistencia a esta feria ofrece a los amantes del vino una nueva oportunidad de conocer la variedad de vinos y bodegas que forman la DO Jumilla.

Cabalgata Tradicional gran acto de la Fiesta

El siguiente gran acto de la Fiesta del Vino de Jumilla es la Cabalgata Tradicional, que recorre las calles de la ciudad deleitando a todos los asistentes con los vinos, dulces y manjares típicos de la localidad: los jumillanos son generosos dando a probar a propios y extraños sus empanadas de patata, sequillos, pirusas, rollos de amor… idelicias en su mayoría desconocidas dentro de la propia Región de Murcia, que sorprenden por su originalidad a los forasteros! Con suerte, hasta te marchas de la Cabalgata con tu botella de vino.

Cada peña desfila con los trajes tradicionales de vendimiador/a, y en las originales carrozas se recrean motivos históricos relacionados con el vino, la vendimia y la ciudad de Jumilla. Es una maravillosa experiencia que pueden disfrutar desde los más pequeños hasta nuestros mayores, y una estupenda oportunidad para conocer Jumilla, su vino, su gastronomía y sus tradiciones.

La Gran Cabalgata del Vino

Como colofón, la Gran Cabalgata del Vino pone la guinda a la Fiesta del Vino de Jumilla. La fama de esta original Cabalgata se está extendiendo como la pólvora en los últimos años, y atrae a numerosos jóvenes que vienen de todas partes a sumergirse en los auténticos ríos de vino que se derraman ese día, tiñendo del color del vino tinto las calles de Jumilla y a quienes osan caminar por ellas. Cada peña desfilará bien preparada con sus remolques llenos de vino y productos típicos. Pero sobre todo se repartirán miles y miles de litros de vino, con los que se bañará literalmente a todos los asistentes a esta Gran Cabalgata.

Es una experiencia que hasta que no se vive, no se puede ni imaginar, un auténtico ritual báquico en pleno siglo XXI. Eso sí, hay que despedirse para siempre de la ropa que se lleve puesta ese día… Les aseguramos que no se arrepentirán si eligen visitar Jumilla en estos días tan magníficos.

Vino de Jumilla: Una tradición llena de fiesta