Vinos Jumilla

En Jumilla existen centenares de grandes vinos, tantos como paladares. En Bodegas Bleda, con nuestros preciados viñedos de Monastrell, Cabernet Sauvignon, Syrah, Tempranillo y Sauvignon Blanc. Elaboramos cuatro clases de vinos Jumilla que expresan lo mejor de nuestra tierra.

Los vinos tintos sean los más conocidos de nuestra Denominación de Origen. También producimos vinos blancos y rosados cada vez más admirados por su gran variedad de matices y su versatilidad a la hora del maridaje. La uva Monastrell nos permite además elaborar un exquisito vino tinto dulce. Estos vino combinan de maravilla con postres, quesos o foie.

Todos ellos puedes encontrarlos en nuestra bodega de vinos.

Vino tinto

CASTILLO DE JUMILLA RESERVA

De magnífico color cereza con fondo rubí y lágrima densa. Presenta un bouquet muy complejo, con aromas de frutos rojos, compotados y tostados, y unas notas de madera bien dosificadas.

CASTILLO DE JUMILLA MONASTRELL

Con atractivos aromas frutales, es un vino maduro, con el carácter rotundo propio de la uva Monastrell pero bien equilibrado, de agradable dulcedumbre y retronasal persistente.

CASTILLO DE JUMILLA MONASTRELL-TEMPRANILLO

Frutal, sabroso y equilibrado, es un vino elegante, idóneo para acompañar carnes rojas o blancas, estofados, guisos de cuchara, quesos y aperitivos.

CASTILLO DE JUMILLA CRIANZA

Se realiza una crianza durante un mínimo de 6 meses en barricas de roble francés y americano de segundo año y alguna nueva. Logrando un delicado ensamblaje de las variedades que lo componen, con un rico bouquet y tostados bien integrados, notas minerales y un fino sustrato frutal.

CASTILLO DE JUMILLA MONASTRELL ORGÁNICO

Es un vino equilibrado, con taninos dulces y afrutados, con cuerpo y amplitud en boca y un final persistente muy armónico.

PINO DONCEL 12 MESES

Es un vino de alta intensidad aromática, complejo en nariz y equilibrado en boca, jugoso y de gran frescura, con un tanino maduro que aporta mucho volumen y golosidad, y un final muy largo y persistente.

PINO DONCEL BLACK

Con un paso por madera que le confiere gran finura en sabores y aromas, y un original coupage de Monastrell, Syrah y Petit Verdot, es un vino versátil y moderno.

PINO DONCEL VINTAGE

Con un carácter frutal, cálido y redondo, resulta ideal para acompañar tapas, comidas o cenas cotidianas, o para momentos de relax, fin del día, ya sea en soledad o disfrutando de una buena compañía.

DIVUS

Potente en nariz, redondo en boca, su recuerdo perdura largamente una vez paladeado. Definitivamente, el vino para los momentos más especiales.

Vino blanco

CASTILLO DE JUMILLA BLANCO

Perfecto para acompañar aperitivos, arroces, pescados, o simplemente, para disfrutar de un excelente vino blanco.

PINO DONCEL SAUVIGNON BLANC

Vino de aromas tropicales, matices cítricos y un potente carácter frutal en boca que resulta magnífico para acompañar mariscos, pescados, arroces y pastas al dente.

Vino rosado

CASTILLO DE JUMILLA ROSADO

Limpio y potente en nariz, con intensos aromas a fresa y rosas, tiene una entrada muy amplia en boca y una textura redondeada y elegante que deja un agradable postgusto.

Vino tinto dulce

Amatus

Muy sabroso en boca. Es dulce sin resultar empalagoso, y acompaña maravillosamente postres, tartas y helados, pero también quesos, foie o patés.

Vinos de jumilla

El vino de Jumilla en estos últimos años ha adquirido un carácter renovado.

En nuestra tierra, la variedad de uva tinta que mejor se ha adaptado a las condiciones climáticas y a las características de nuestros suelos es la uva Monastrell. Esta variedad constituye más del 80% del viñedo de la DO Jumilla. La uva Monastrell es una variedad muy resistente y sufrida. Es capaz de soportar condiciones extremas de calor y frío, suelos pobres y falta de agua. La cepa, vigorosa en cuanto a fruto, va perdiendo poco a poco fruto y ganando en concentración de azúcares, coloración, acidez y taninos hasta alcanzar su nivel óptimo de maduración, por eso es una variedad de vendimia tardía: necesita tiempo. Su sabor, sin ser dulce, deja reminiscencias de dulcedumbre. Sus extraordinarias cualidades dan lugar a vinos de gran expresividad y complejidad.

En cambio la materia prima no lo es todo. Se necesita la buena mano del elaborador y un dominio total sobre el proceso de elaboración. Cada una de sus fases, desde el campo hasta el embotellado. La gran transformación de los vinos de Jumilla, que se elaboran fundamentalmente con esta excepcional uva autóctona, sobrevino gracias a las nuevas tecnologías de vinificación, tan importantes como la materia prima. Las nuevas técnicas permitieron a elaboradores experimentados el mayor y mejor control de los tiempos y de las temperaturas. Por consiguiente durante la vinificación y crianza, y esto marcó la diferencia con lo que tradicionalmente venía haciéndose en la zona, muy condicionada hasta entonces por la climatología.

En Bodegas Bleda hemos apostado por la innovación tecnológica. Sin dejar nunca de lado la intuición y el saber. Logramos hacer que nos dejaron en herencia las anteriores generaciones para hacer nuestros vinos.