fbpx

¿Cuál es la temperatura adecuada para servir el vino?

La forma perfecta para saborear un buen vino tiene mucho que ver con la temperatura en la que se sirve.Durante la época de Navidad, en la que las reuniones familiares se convierten en nuestro día a día, saber cuál es la temperatura adecuada para servir cada tipo vino nos viene muy bien, ya que de esta manera disfrutaremos de todas las cualidades que éste nos ofrece.

Cada variedad de uva tiene un tiempo de maduración diferente, por esto la vendimia se realiza cuando la uva se encuentra en su grado de maduración adecuado. La calidad del vino depende en gran medida de que la vendimia se realice en el momento perfecto para potenciar todas las cualidades del vino.

vendimia de Bodegas Bleda

De la misma manera, la temperatura en la que se sirve el vino en el momento de su consumo es muy importante para aprovechar al máximo sus propiedades. Cada vino se debe servir a una temperatura, y nunca se debe exceder ni en calor ni en frío, ya que sus cualidades y sabores pueden variar y modificar el sabor del vino.

Cuando un vino se somete a una temperatura muy baja se acentúan los sabores ácidos y pierde su aroma. Y cuando alcanza una temperatura muy alta el sabor alcohólico se potencia junto a los aromas dulces. También se debe tener en cuenta que los cambios bruscos pueden estropearlo.

Nunca se debe someter una botella de vino a grandes cambios de temperatura en un corto espacio de tiempo.

La temperatura adecuada para cada tipo de vino nunca debe ser muy estricta, se deben seguir unos valores aproximados para potenciar los aromas y las cualidades del vino. Nunca se debe calentar el vino ni meter en el congelador. Si se le quiere dar un punto de frío se puede meter en la puerta de la nevera, nunca al fondo. La mejor opción para atemperarlo es dejarlo a temperatura ambiente o introducirlo en una cubitera con hielo durante unos minutos.

Los vinos espumosos son los que se deben servir mas fríos, a una temperatura que oscile entre 6º y 9º, seguidos de los blancos como Pino Doncel Sauvignon Blanc y los rosados que deben estar entre 9º y 12º. Los tintos jóvenes, robles, crianzas, y reservas se deben servir entre 16º y 18º para que conserven todos sus aromas en perfecto estado. Y para terminar, los vinos dulces como Amatus deben mantener una temperatura que se oscile entre 8º- 10º.